5 consejos para tener un buen sexo por teléfono con un matrimonio

¿Tu pareja y tú están buscando nuevas maneras de encender la llama en su relación? Quizás el sexo por teléfono sea una excelente idea para vosotros. Sonará un poco extraño considerando que si estáis en un matrimonio este tipo de escenario es poco común, pero, ¿Quién dijo que lo habitual es siempre lo correcto? Salir un rato de la cotidianidad nos invita a conocernos y explorarnos como nunca antes. Por ello, a continuación, te daremos 5 consejos para tener buen sexo telefónico con un matrimonio.

Habla con tu pareja primero

Ok, debemos advertiros que antes de sumergirse en este mundo, tu pareja y tú deben hablar y coordinar muy bien el propósito de su llamada. Las líneas telefónicas calientes siempre estarán para vosotros, pero para que la experiencia sea completamente satisfactoria deben idear un plan en conjunto.

Lo primero que debéis tener en cuenta es que será una experiencia distinta. No será un trío, podéis verlo mejor como si se tratara de una guía para una experiencia compartida. ¿Necesitan el sexo telefónico para revivir su relación o por mera curiosidad? Esto es otra cosa que debéis preguntaros a ustedes mismos antes de decidir hacer vuestra llamada. Si su relación como matrimonio no está tan estable, entonces quizás tener sexo por teléfono no sea lo más indicado.

Tenéis que entender que para poder follar por teléfono como pareja de manera satisfactoria ambos deben estar muy seguros de si mismos y de lo que ambos desean lograr con la experiencia. Por ello, la seguridad en vuestro matrimonio es clave para que todo fluya como es debido y, venga, para que paséis ambos un rato de lujo.

matrimonio abrazado
Fuente: pinteresk.co.uk

El role play es primordial

En el mundo del sexo telefónico la imaginación lo es todo, y uno de los elementos importantes en todo esto es el role play o juego de roles. Si vuestra pareja y tu son de los que les encanta este tipo de juegos, entonces la llamada erótica que estaréis a punto de hacer será cosa fácil. Sin embargo, si sois más una pareja tradicional, que apenas entra en el mundo de las fantasías, pues lee con mucha atención lo que tenemos para vosotros.

El role play no es tan difícil como vosotros creéis. Por ejemplo, antes de comenzar vuestra llamada telefónica, pregúntense, ¿qué queremos ser hoy?, ¿un alumno que se folla a su maestra? O quizás ¿una domestica que desea ser dominada por su jefe? Poniendo en la mesa el amplio espectro de roles, para vosotros la llama sexual se encenderá enseguida. Imaginaros escenarios desconocidos y jugad con ellos, esto será profundamente sensual, además de candente. Os pondrá cachondos enseguida. Pero debéis pensarlo bien, porque si no estáis seguro de sus roles como pareja dentro de la conversación con la telefonista, pues todo se irá muy rápido por la borda. Nuevamente, la seguridad es clave. ¡Liberad vuestra mente y abrid vuestros cuerpos ante una experiencia sensorial extraordinaria!

¡Tóquense!

A diferencia del sexo telefónico tradicional, cuando follas por teléfono con tu pareja las cosas cambian radicalmente. Y es que el tener a vuestro esposo o a vuestra esposa cerca, la posibilidad de tocarse entre sí es, más que obvia, sumamente necesaria. Esto es un plus enorme que los solteros no tienen, pues cuando tienes sexo telefónico como matrimonio la masturbación es en conjunto.

Lo más seguro es que la telefonista -o el telefonista, dependiendo de qué sexo elijan- os pida precisamente eso: que os toquéis, que pasen vuestras manos por todo su cuerpo, que pidáis a tu esposa abra sus piernas y deje todo su esplendor correr por tus manos; que pidáis a tu esposo que se ponga cómodo y deje que sus ánimos poco a poco se eleven hasta formar un enorme pico que, si así lo deseáis, pueda entrar a vuestra boca por un buen rato. ¿Os imagináis tal escenario?, ¿no os provoca demasiado?

La coordinación es importante

Como en toda conversación, el respetar los tiempos de cada persona involucrada es primordial.  Y esto debéis tenerlo en cuenta cuando vayáis a iniciar vuestra llamada telefónica en pareja. Si bien son vosotros dos quienes están interesados en explorarse sexualmente a través de una llamada remota, también debéis tener en cuenta que quien os atiende también debe tener un espacio para expresarse y lograr que vosotros se sientan a gusto.

Os recomendamos, de este modo, que os relajéis lo máximo posible. Las tensiones bloquean todo tipo de acción, incluyendo una conversación. Follar por teléfono debe implicar comodidad, pero también coordinación. Establezcan así quien será el primero en hablar, quien llevará la batuta de la llamada y quien será -en caso de que así lo deseen- el sumiso o sumisa. Solo debéis soltaros -vuestra pareja y tú- e imaginar que se trata de una situación regular para vosotros; permitan que la magia del sexo telefónico recorra sus cuerpos y cree una explosión de sensaciones nunca antes vividas.

No os apresuréis, vayan poco a poco

El deseo tiene una peculiaridad: os lleva a querer que todo suceda rápido, pues la sed por la lujuria a veces no conoce de tiempos. Pero, ¿realmente el placer de cinco minutos es lo que buscan? Estamos seguros que no. Por ello, es primordial que como pareja os deis con calma para poder disfrutar de la sesión de sexo telefónico.

¿Qué os queremos decir con esto? Lo que buscamos es que vayan escalando en la conversación. Follar por teléfono requiere tiempo, pues fácilmente una conversación que te haga acabar puede durar entre 20-30 minutos. Sin embargo, seguro que como pareja vosotros queráis algo como una hora u hora y media de conversación. Después de todo, entrar en comodidad lleva su tiempo.

Para poder lograr esto, traten de llevar la conversación amena, sin dejar a un lado la locura del deseo y la pasión, por supuesto. Se trata de que no entren en un estado maratónico en su llamada. Aunque a veces el cuerpo simplemente quiere liberar el furor, ¿no es más placentero descubrir los niveles a los que puede llegar el placer en tu cuerpo? Y más aun si dichos placeres no son sólo tuyos, sino de tu pareja también.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *